miércoles, 9 de marzo de 2016

Tratando de entender la hoja de ruta


La hoja de ruta fue supuestamente diseñada para aclarar el camino para salir de Nicolás Maduro.
Hizo todo lo contrario.
Hoy el camino luce mas lejos y confuso.
La idea de apoyar al mismo tiempo varias opciones para salir de Nicolás Maduro en realidad fortalece a  ninguna.
Con preocupación vemos que el balance final será desgaste, desanimo y posiblemente una inoportuna derrota para los sectores que quieren el cambio democrático.
Si en el seno de la MUD no había consenso para abrazar una de las propuestas ¿No era esto precisamente un indicador que la discusión había que profundizarla más?
Da la impresión que la hoja de ruta se cocinó a la carrera al final de una reunión donde cada factor llevo agendas diferentes.
Lo que ha debido ser una respuesta efectiva y contundente al régimen hoy luce como una lista de buenas intenciones.
Y lo peor de todo es que muy poca gente fuera del ámbito de la MUD le ve sentido.
No es un buen comienzo cuando la MUD tiene que salir a explicar una estrategia que ni sus aliados naturales entienden.
Mientras la MUD se lanza en 4 campañas simultáneas, el régimen hace judo político y juega al desgaste, y la calle se calienta alejándose cada día más del gobierno y de la oposición.
La situación se empantana.
¿Quien cobrará el rescate?