sábado, 12 de marzo de 2016

El gobierno intenta culpar a la oposición en masacre de #tumeremo


El interés del gobierno en ocultar los hechos de Tumeremo es evadir su responsabilidad en la política permisiva que ha tenido con las mafias del oro en Guayana.
El gobernador de Bolívar Rangel Gómez se apresuró a negar el incidente.
Nicolás Maduro tardó casi 72 horas para hablar del hecho.
Acusado por la presión de la opinión pública, las redes sociales y los propios militares el General Padrino López fue el único vocero oficial que anunció una movilización militar para investigar lo ocurrido.
Gracias a la valiente y oportuna intervención de los parlamentarios Américo De Grazia y Andrés Velázquez el mundo se pudo enterar de esta masacre, que tal como se ha dicho no es la única. Solo es una de las pocas que logro escapar a la censura oficial.
Presionado por la fuerza de los hechos los órganos policiales no tuvieron otra alternativa que abrir una investigación y ya han logrado identificar al autor intelectual.
Pero ya se ve la intención del régimen de tratar de sacarle provecho político al incidente.
Aunque las investigaciones aun están en desarrollo el ministro González López esta construyendo las premisas para culpar a la oposición de la masacre de Tumeremo.
Cada vez que el gobierno califica delitos comunes cometidos por hampones como delitos con motivaciones políticas es porque inmediatamente intentará usarlos para desacreditar a la oposición.
En el negocio de manipular delitos comunes con provecho político el gobierno ya tiene toda una estrategia altamente predecible.
La primera respuesta es negar el incidente. Tal como ocurrió con la masacre de Tumeremo.
Luego, viene la fase de implicar a estas bandas de hampones como extensiones de grupos de ultraderecha.
Finalmente, inventan un presunto nexo entre estos grupos y algún político de la oposición o algún otro adversario político.
En estos casos la versión oficial siempre tiene el mismo final: La oposición es la culpable.
Veremos al régimen tratando de incriminar a la oposición política en la masacre de Tumeremo y hasta acusando da De Grazia y Velázquez de cómplices.
De esta dictadura nada sorprende.