viernes, 11 de marzo de 2016

En Venezuela hay que ejercer el periodismo en la clandestinidad


Uno de esos jueces esbirros al servicio de la dictadura acaba de condenar al director de El Correo del Caroní a 4 años de prisión.
A David Natera Febres se le enjuicia y se le condena por cometer uno de los crímenes mas osados en la era del socialismo bolivariano: Ejercer la libertad de expresión.
Para contextualizar por qué el régimen arremete contra Natera Febres aquí publicamos un link a una selección de reportajes sobre la corrupción en Ferrominera delOrinoco realizados por el Correo del Caroní.
Este grave precedente se suma a la ya larga cadena de agresiones contra medios y periodistas en Venezuela.
La única forma de poder seguir haciendo un periodismo investigativo e independiente en Venezuela es la clandestinidad.
La denuncia de la corrupción oficial no puede ser silenciada por la censura o la autocensura.
Los medios digitales y las redes sociales serán la última trinchera de lucha democrática contra la dictadura.