sábado, 13 de febrero de 2016

Mirando mas allá de la decisión del TSJ


La decisión del TSJ ratificando el decreto de la emergencia económica es un golpe de estado.
Es un desconocimiento flagrante a la Constitución Nacional.
Es algo que a nadie sorprende.
Es parte de la confrontación alentada desde Miraflores para desconocer la voluntad popular expresada el 6D.
Nada de esto es nuevo.
Se trata de una guerra avisada.
Una vez mas este tipo de agresiones pone en el tapete el tema de la táctica y la estrategia de la oposición para conducir esta fase de la lucha democrática.
Seguimos observando, cada día con mas preocupación, que la oposición con su mayoria en la AN parece embelesada admirándose a si misma sin prestar atención a lo relevante para producir el cambio político.
Los debates en la AN, cuya relevancia no cuestionamos, se diluyen entre los cientos de temas que cada día se discuten.
Esos debates solo son seguidos por un pequeño grupo de venezolanos en las redes sociales.
Nadie discute que en un país donde el poder legislativo estuvo arrodillado ante Miraflores, por más de una década, ahora AN sea la única opción para ventilar el reclamo de diferentes sectores.
Es preciso que la AN se re-concentre en lo relevante para impulsar el cambio político o irremediablemente sucumbirá ante el fracaso de su propósito.
La decisión del TSJ es un nuevo alerta que indica claramente por donde va el régimen.
Es hora que la oposición deje a un lado la dispersión de su agenda legislativa.
 En lugar de tratar de abarcarlo todo la AN tiene que centrarse en las decisiones legislativas fundamentales: La recomposición de los poderes públicos que están bajo su tutela, la articulación de una alianza amplia de sectores populares incluyendo chavistas disidentes para promover la transición, y llevar todo este debate al pueblo para evitar el aislamiento.
Esta es la hora de las definiciones.
La AN aun esta a tiempo para retomar vigorosamente su rol protagónico en la dirección política de la oposición.
Debe hacerlo ahora cuando aun tiene respaldo popular y hay sectores disidentes del chavismo dispuestos a sumarse.
Mas tarde podría ser demasiado tarde.
Tarde, para todo y para todos.