jueves, 11 de febrero de 2016

La renuncia de Maduro una opción ¿Para quién?



La oposición podrá exigir las veces que quiera la renuncia de Maduro.
Lo único que tiene que decir Maduro simplemente es NO.
Es decir, pedir la renuncia de Maduro es un acto simbólico.
Ingenuo.
Con buenas intenciones, pero sin efectividad práctica.
Es bueno para desahogar la ira ante tanta injusticia y atropello.
Pero con solo pedirlo, Maduro no va a renunciar.
Hay que crear las condiciones políticas para que quienes controlan el poder se vean forzados a considerar la renuncia de Maduro como una opción.
Y esos no están en la oposición, están en el chavismo.
Pero esto no quiere decir que la oposición se siente a esperar a que esto ocurra.
Promover el debate sobre la gran crisis nacional y los mecanismos Constitucionales para cambiar el gobierno son una forma efectiva de provocar la renuncia de Maduro.
Es una victoria estratégica para oposición lograr llevar al régimen a evaluar los mecanismos mas apropiados para el cambio de gobierno.
En Noviembre 2015 eso ni siquiera se hablaba.
Pero el debate sobre la forma mas apropiad para sacar a Maduro ha creado una interesante dinámica en el seno del chavismo que los ha llevado a evaluar cual seria la opción de menor riesgo.
Para el chavismo en el poder la opción de menos riesgo seria aquella que, permitiendo el cambio político, preserve importantes cuotas de poder en el aparato institucional del estado.
O aquella que asegure que el chavismo no será defenestrado.  
Por eso la renuncia de Maduro comienza a ser evaluada por el PSUV y el gobierno.
Aunque desde el punto de vista personal la renuncia parece un acto de debilidad de Maduro, la jugada le permitiría al gobierno desencadenar una serie de eventos cuyos resultados probablemente podrían controlar.
¿Que pasaría si, en contra de todos los pronósticos, el chavismo produce la renuncia de Maduro, asume Aristóbulo  y en 30 días hay elecciones?
¿Que pasaría si el gobierno presenta a Aristóbulo Istúriz, su mejor alfil,  como candidato?
¿Que pasaría  si en esos 30 días el gobierno libera a los presos políticos y los hablita para que puedan participar en las elecciones?
Mientras todas las fuerzas políticas hacen cálculos para una confrontación electoral dentro de 6-8 meses el gobierno podría meter al país en una olla de presión con un proceso electoral exprés.
Esta jugada tiene muchos riesgos para el gobierno.
Pero, ¿Cual es el valor de un riego cuando la opción es perderlo todo?
Si se considera la renuncia de Maduro como una opción aislada su viabilidad es precaria.
Pero, la renuncia, contextualizada en la urgencia del régimen por sobrevivir a la debacle, es quizás la mejor opción para tratar de salvar lo que queda de la revolución. Sin garantías.
Clave: El CNE instruyó a los partidos para que actualicen sus listados de militantes.
El PSUV ha estado trabajando diligentemente en los últimos días para  actualizar sus listados y reorganizar su estructura.
¿Por qué?