jueves, 25 de febrero de 2016

Entregando la soberanía rodilla en tierra


Son muchas las palabras dichas que el régimen ha tenido que tragarse.
El discurso amenazante de Chávez contra el imperialismo era factible porque había dinero.
Había petróleo.
Que fácil es ser antimperialista y hasta socialista con una botija llena de petróleo.
Hoy la realidad es distinta.
No hay dinero.
El colapso de los precios del petróleo y una política económica diseñada para privilegiar la corrupción han sumido a Venezuela en la más absoluta miseria.
El régimen ahora tiene que buscar recursos “como sea.”
No es tanto el interés en atender problemas puntuales.
Es mas la certeza que si Venezuela inculpe sus deudas se cerrarían todas las líneas de financiamiento y el gobierno caería en cuestión de horas.
Esa quizás sea la razón por a cual un régimen llamado socialista, bolivariano y antiimperialista nunca se ha atrevido a dejar de pagar su deuda externa a la banca internacional.
Nunca.
Por eso vemos todos los malabarismos que hace el régimen para obtener los dólares que le permitan seguir pagando sus deudas, al costo que sea.
Ya estamos en la fase de liquidación de activos de las empresas básicas y estratégicas.
Venezuela acaba de vender el 40% de PDVSA a la empresa petrolera Rusa.
Esos recursos al igual que los obtenidos del préstamo Chino serán para el pago de deuda externa.
Así poco a poco, rodilla en tierra, el régimen se arrastra ante el oprobioso imperialismo y entrega lo poco que queda de soberanía nacional.
Solo en socialismo.