jueves, 18 de febrero de 2016

Entre Líneas/La burguesía se impuso en el gabinete de Maduro

I. Corrupción endógena. Este régimen ha manejado los recursos del estado peor que una pulpería. Es peor porque en una pulpería hay por lo menos la ética del dueño de no robarse a si mismo. La forma como el régimen socialista ha malversado la cosa publica desde 1999 hasta le fecha ha sido en el marco del mayor saqueo que se haya conocido en la historia republicana. La contraloría General de la Republica nunca funciono en la era Chávez. Hoy ante la gangrena de la corrupción y el robo del dinero público el gobierno se ve precisado a actuar. No por espíritu ético, sino por razones practicas. No hay comida y los corruptos del régimen, en su mayoría militantes del PSUV, están saqueando todo lo que pueden de las redes PDVAL. El SEBIN ya ha detenido más de 100 personas en todo el país. Claro, el régimen prefiere ir por los corruptos de PDVAL que son los mas fáciles de agarrar. Los de mayores desfalcos seguirán a buen reguardo.
II. ¿Por que la renuncia es una opción? No se trata de complacer a María Corina Machad o a la MUD. Ni de ponérsela fácil a la oposición. Hay quienes dentro del PSUV y el régimen piensan que una renuncia de Nicolás Maduro a la Presidencia le permitiría al régimen controlar todo el proceso que se desencadene a partir de la misma. Es una apuesta con riesgos y aun es solo una tesis que no tiene todo el apoyo de la cúpula. Sabemos que de eso se habla en el gobierno porque gente seria como Nicmer Evans (Marea Socialista) así lo han confirmado. Para el movimiento chavista la renuncia de Maduro tendría otro significado. Seria la posibilidad de abordar la discusión pendiente de la derrota electoral del 6D y la definición del nuevo liderazgo chavista, hoy desprestigiado en manos de sus enterradores Maduro, Cabello y Rodríguez.
III. Triunfo de la burguesía. La destitución de Luis Salas como Vice Presidente de Economía refleja la improvisación y la tragedia que vive el régimen. El gobierno no sabe que hacer. Si aplica el programa económico del plan de la patria el derrumbe seria cuestión de días. Si implementa un programa de ajuste económico inspirado en políticas neoliberales es posible que haya alguna mejoría y esto permita recuperar algo de la gobernabilidad perdida. Pero al mismo tiempo el gobierno perdería dramáticamente credibilidad en su base. Pareciera que el pragmatismo se impuso. En un gobierno auto proclamado socialista el manejo de la economía estará en manos de la burguesía. Sin duda esto despertara un poco de confianza en el sector privado. Pero las bases del PSUV están ardiendo ante el evidente oportunismo y la demagogia de un régimen que hace lo que sea para mantenerse
IV. PDVSA militar. Desde el punto de vista económico es una idea absurda. El gobierno esta creando una burocracia paralela para manejar la industria petrolera bajo control militar. No hay una razón que desde el punto de vista energético justifique esta decisión. Pero hay una poderosa razón política. En el gobierno se ha pensado que esta PDVSA paralela es una vacuna para prevenir cualquier intento de brote virulento en el sector militar. O en otras palabras darles más oportunidades al sector militar para que siga gastando recursos sin tener que rendirle cuentas a nadie, como ya ha sido tradición en este régimen.
V. ¿Habrá elecciones? Este año deberían realizarse las elecciones de gobernadores. Pero eso esta en veremos. En el gobierno no hay voluntad política y se abriga la esperanza de mantener los gobernadores chavistas en forma indefinida. Ya el CNE, de manera diligente, alertó que dinero para esas elecciones no hay. 

Publicado originalmente en Noticiero Digital Diario de La Nacion