jueves, 18 de febrero de 2016

Con gasolina no se juega




Las medidas económicas anunciadas por Nicolás Maduro anoche confirman que el gobierno nunca tuvo interés en rectificar.
También confirman que toda la discusión sobre el decreto de emergencia fue pura manipulación.
Para decidir lo que decidió el gobierno no necesitaba el decreto de emergencia.
Curiosa forma de enfrentar la “emergencia económica”
Anunciar medidas desarticuladas de una política de ajuste integral y además hacerlo a cuenta gotas no muestra el sentido de urgencia del gobierno para atender la emergencia económica.
La única emergencia que el gobierno quiere atender es que no lo tumben.
Y en esa dirección avanza el régimen sin ningún tipo de vergüenza.
Ayer por ejemplo anunciaron una tarjeta electrónica de racionamiento de comida.
Quizás sea una copia calcada de la Tarjeta Mi Negra de Manuel Rosales.
Esta tarjeta supuestamente servirá para transferir subsidios directos a sus beneficiarios en la compra de alimentos.
Pero también le servirá al gobierno para aplicar un chantaje directo y asegurar control político para futuros eventos electorales.
En esencia la encomia seguirá igual.
Lo que no seguirá igual es el estado de animo del pueblo que aunque ya esperaba el aumento de la gasolina ahora sufrirá loes efectos de una política inflacionaria.
En términos macroeconómicos el aumento de la gasolina es insignificante.
Los recursos que le traerá al país serán ínfimos y serán tragados por la devaluación.
Los efectos microeconómicos serán devastadores y calentaran un ambiente social de por si ya volátil.
 Quizás ahora el gobierno ahora descubra por que a los niños  se les dice: “Con gasolina no se juega.”