sábado, 12 de noviembre de 2016

Tres documentos para la historia...

GOBIERNO NACIONAL Y LA MESA DE UNIDAD DEMOCRATICA (MUD) DE VENEZUELA CELEBRAN II REUNION PLENARIA EN EL MARCO DEL DIÁLOGO NACIONAL

En conformidad al acuerdo alcanzado durante la reunión plenaria, celebrada el 30 de octubre de 2016 en el Museo Alejandro Otero, el día de hoy, 12 de noviembre de 2016, concluyó la II reunión plenaria del Diálogo Nacional con la participación de los delegados del Gobierno Nacional y de la MUD, y el acompañamiento de la Santa Sede, representada por Monseñor Claudio María Celli, de los expresidentes Leonel Fernández, José Luis Rodríguez Zapatero y Martín Torrijos y del Secretario General de UNASUR, ex Presidente Ernesto Samper.

Al inicio de la reunión, el Secretario General de UNASUR destacó el compromiso del Gobierno Nacional y de la MUD con el proceso del Diálogo Nacional y la contribución que hicieron a la paz, renovando el llamado para mantener un tono respetuoso y pacífico en el discurso y la acción política. Los gestos que se han producido, nos permiten augurar que el proceso se está fortaleciendo y consolidando.

Por su parte, Monseñor Celli, hizo llegar a la Mesa un mensaje personal del Papa Francisco para mantener y perseverar en el camino del Diálogo, que es el único posible para resolver las legítimas diferencias entre los venezolanos. Asimismo, señaló que durante los últimos días se han escuchado las voces de diversos sectores de la sociedad y se ha renovado la fé en que el camino elegido es el correcto. A tiempo de llamar a los representantes del Gobierno Nacional y de la MUD a actuar en el marco de la convivencia democrática, el reconocimiento y el respeto mutuo.

Durante la sesión se presentaron los informes de los acompañantes sobre la constitución formal y los avances de las cuatro Mesas Temáticas, comprometiéndose las partes a profundizar y consolidar el positivo funcionamiento de las mismas. En ese contexto, destacaron:

El Gobierno Nacional y la MUD asumieron el compromiso de poner en práctica una hoja de ruta que permita normalizar la relación constitucional entre los poderes del Estado, el respeto recíproco entre los mismos y explorar medidas de acompañamiento económico en el marco legal, constitucional y de respeto a la soberanía nacional, que contribuyan a mejorar las condiciones de abastecimiento de la población.

A tal efecto, se ACORDO instar a los poderes públicos, en pleno respeto de sus competencias constitucionales, para:

1.   En el campo económico – social el Gobierno Nacional y la MUD acordaron trabajar de manera conjunta para combatir toda forma de sabotaje, boicot o agresión a la economía venezolana. Decidieron priorizar en el corto plazo la adopción de medidas orientadas al abastecimiento de medicamentos y alimentos sobre la base de contribuir a promover su producción e importación.  Promover el diseño y aplicación de políticas de cooperación entre los sectores público y privado para monitorear, fiscalizar y controlar los mecanismos de adquisición y distribución de insumos y mercancías.

2.   En el campo político, se acordó avanzar en la superación de la situación de desacato de la Asamblea Nacional dictada por el Tribunal Supremo de Justicia. En ese sentido se acordó instar a los poderes públicos competentes a actuar en la resolución de la situación del caso Amazonas en términos perentorios.

En el mismo contexto, se asumió el acuerdo de trabajar conjuntamente, en el marco de lo establecido en la Constitución, para el nombramiento de los dos rectores del Consejo Nacional Electoral, que culminan su mandato en diciembre 2016.

3.   En el marco de la soberanía nacional y en resguardo de la integridad territorial, ACORDAMOS nuestra posición unánime de defensa de los derechos legítimos e inalienables de Venezuela sobre la Guayana Esequiba y de defensa del Acuerdo de Ginebra de 1966, instrumento jurídico vigente entre las partes que dirime esta controversia territorial.

4.   Se adoptó la Declaración Conjunta “Convivir en Paz”.

5.   Con el propósito de reforzar institucionalmente el Diálogo, se decidió incorporar a la Mesa a un Gobernador por cada una de las partes; invitar a representantes de los diferentes segmentos de la sociedad, y establecer una Comisión de Seguimiento para dar continuidad al proceso que será coordinada por el Expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, por los acompañantes, Jorge Rodríguez, por el Gobierno Bolivariano y Luis Aquiles Moreno, por la MUD.



Caracas 12 de noviembre de 2016


DECLARACION CONJUNTA
CONVIVIR EN PAZ

Los representantes del Gobierno y de la Oposición en el diálogo nacional quieren formular una declaración conjunta ante el pueblo de Venezuela. Expresamos así, los valores y principios que nos obligan en el marco de la Constitución y las leyes de la Republica. Son principios que compartimos y nos comprometemos a defender, más allá de los diferentes modelos políticos que representamos, de nuestra diferente visión de la historia de Venezuela y de nuestras alternativas de futuro.

Hoy queremos hablar al pueblo de Venezuela, no como gobierno u oposición, ni como defensores de una u otra idelogía, ni como mayoría o minoría política. Hoy queremos hablar desde una condición
para reconocernos y promover el consenso, la de ciudadanos de Venezuela, compatriotas, el bien común que está por encima de nuestras legítimas diferencias.

Hoy queremos hablar a nuestro país, pensando ante todo en las generaciones más jóvenes, en aquellos que de una u otra manera han sufrido o sufren como consecuencia de nuestros momentos más difíciles. Hoy queremos hablar de tolerancia
, de derechos humanos, de paz, de prosperidad económica, de soberanía, de felicidad social.

Porque convivir es respetar, reconocer, forjar vínculos que trascienden un momento histórico y a cualquier circunstancia, por difícil que esta sea.

Convencidos y comprometidos con la paz del pueblo y para el pueblo, con su bienestar
social, material y moral, con la democracia, expresamos nuestro firme compromiso con una convivencia pacífica, respetuosa y constructiva.

Porque no hay política ni convivencia en la violencia, ni en la fuerza. Porque no hay política ni convivencia en el odio, ni en la amenaza, ni en el insulto. Nos comprometemos a promover una acción política respetuosa, que destierre, condene y erradique de nuestra sociedad el odio, la justificación de la violencia, la intolerancia y su uso como arma política, el escarnio y el insulto.

Queremos así, liderar una gran movilización nacional en favor de la concordia, del reconocimiento mutuo, y de la paz.

Hacemos un llamamiento a que la presente declaración sea respaldada por las fuerzas políticas, las instituciones públicas, las organizaciones sociales, los medios de comunicación, las universidades, las comunidades religiosas, los centros educativos y la sociedad en general.

Nos comprometemos, además, de forma solemne a que nuestras diferencias políticas solo tengan una respuesta en el estricto marco constitucional: un camino democrático, pacífico y electoral.

Nos comprometemos, asimismo, a reforzar de manera conjunta la defensa de nuestra soberanía y rechazar cualquier injerencia externa, del signo político que sea.

Nos comprometemos, también, a un esfuerzo conjunto, intenso y urgente para superar las serias dificultades que atraviesa nuestra economía, víctima de múltiples formas de agresion y que afecta especialmente a los sectores más humildes de nuestra población, con quienes nos sentimos especialmente obligados.

Nos comprometemos, de igual manera, a un nuevo esfuerzo conjunto en el combate frente a la inseguridad ciudadana y la violencia criminal, las bandas paramilitarizadas y grupos violentos, así como la urgencia del desarme de la población.

En esta hora histórica de nuestra patria, estaremos a la altura que merece nuestro pueblo. La historia solo merecerá el respeto de las futuras generaciones, si es la historia del reconocimiento mutuo, y es una historia de fraternidad, paz, tolerancia y democracia. Este es nuestro compromiso. Este es nuestro deber y nuestra determinación. El pueblo de Venezuela se lo merece.

Comunicado de la Unidad Democrática tras la segunda reunión de la Mesa de Diálogo


Hoy queremos dirigirnos al pueblo de Venezuela para anunciarle que en la mesa convocada por El Vaticano y Unasur logramos construir los siguientes acuerdos:
1) Elecciones en Amazonas,
2) Se logró respeto a la autonomía, constitucionalidad y atribuciones de la Asamblea Nacional,
3) Elección de los nuevos miembros del Consejo Nacional Electoral para tener un poder electoral neutral,
4) Liberaciones de personas detenidas,
5) Hemos obtenido también en materia económica y social importantes compromisos por parte del gobierno para permitir el ingreso al país de alimentos y medicinas que con urgencia se requieren para socorrer a nuestros compatriotas más necesitados, así como el compromiso del adelanto de políticas que permitan que los sectores públicos y privados acuerden mecanismos eficientes y transparentes para importar y distribuir mercancías e insumos.
Como siempre hemos manifestado, para nosotros el fin de esta Mesa de Diálogo es construir una salida electoral a la grave crisis política e institucional que atraviesa nuestro país. Los acuerdos alcanzados y que hoy fueron anunciados, van en esa dirección y van más allá de las organizaciones partidistas: son el resultado de la presión que hemos hecho millones de venezolanos para que el gobierno entienda la necesidad de buscar soluciones a la crisis, así como el respeto al hilo constitucional. Esa y no otra seguirá siendo nuestra posición en esta Mesa que también acompañan los expresidentes, Unasur y el Vaticano.
Seguiremos hasta obtener el paso más importante: las elecciones nacionales o el referendo revocatorio. Reiteramos que para lograr el cambio debemos estar unidos y acompañar al pueblo de Venezuela a encontrar soluciones pacíficas que le permitan transitar hacia un mejor destino; que el poder adquirir medicinas o alimentos no sea un calvario, que nuestro pueblo que está sufriendo las calamidades de una economía profundamente injusta, deje de pasar trabajo, deje de pasar hambre, deje de buscar comida en las bolsas de basura. Es nuestro pueblo el que está sufriendo. Hoy estamos acá para luchar por ese pueblo que sufre las calamidades de una economía profundamente injusta y que lo que ha hecho es incrementar el hambre en nuestro pueblo.
Ha quedado demostrado que solo unidos somos más fuertes y que a los partidos agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática solo nos mueve el interés nacional, tal y como lo hemos reiterado ante los representantes del Estado Vaticano, de Unasur y de los expresidentes que nos acompañan. Creemos en el diálogo como vía para lograr restablecer los derechos constitucionales de los venezolanos, especialmente el derecho de elegir democrática y pacíficamente, vía electoral, su destino. Es precisamente a ese pueblo sumergido en la desesperanza de una crisis interminable al que nos debemos y por el que seguiremos actuando en todas las instancias y ámbitos posibles, este no es el único. En todas las instancias seguiremos luchando por las cosas en las que creemos. En nuestro próximo encuentro seguiremos insistiendo en lo que consideramos fundamental para superar esta grave crisis política e institucional, esto es, el derecho que tienen todos los venezolanos a dirimir una situación de esta naturaleza a través del voto popular en el corto plazo.
Caracas, 12 de noviembre de 2016
12/11/2016 5:01pm