miércoles, 23 de noviembre de 2016

Sociedad civil no debe repetir errores de la MUD

Hoy hasta los representantes más moderados de la MUD admiten que la MUD se equivocó.

Por eso ya llevan dos días de catarsis analizando dónde están y hacia dónde van.

El problema de diseño de la estrategia de oposición de la MUD fue pensar desde el principio que la MUD sola era capaz de derrocar a la dictadura.

Ingenuidad.

El régimen bolivariano con casi 20 años en el poder no es cosa fácil de deponer.

Se requiere de una estrategia amplia e inclusiva de otros sectores de la sociedad.

La MUD estaba preparada eficientemente para operar con éxito como una alianza electoral en caso de elecciones.

Pero lo que hay planteado en el horizonte es una lucha política larga y compleja donde las elecciones no figuran por ninguna parte.

Ahora al final del año la MUD siente la presión y admite que efectivamente los objetivos no se han logrado y como se ven las cosas no se lograrán en el futuro inmediato.

Por su parte el gobierno sigue haciendo fiesta con el diálogo.

El régimen juega al enredo.

Por eso, aprovechando la crisis en la alianza opositora el régimen abre la puerta para que otros sectores se incorporen al diálogo.

¡Es otra trampa!

Es simplemente un esfuerzo para terminar de empastelar el diálogo lo cual le daría tiempo y oportunidad al régimen en el 2017.

Algunos sectores de la sociedad civil marginados de las decisiones del gobierno y la MUD, desesperados por la tragedia nacional ya han pisado el peine de buena fe.

Se habla de incluir por separado en el diálogo a empresarios, trabajadores, estudiantes, partidos  minoritarios, colectivos, etc.

De ser así los intentos de la oposición se verán diluidos en una conversa sin fin que no tendrá sentido ni resultados.

El régimen juega a la estrategia militar más milenaria y efectiva de todas: Divide y vencerás.

No, lo que la sociedad civil y las fuerzas sociales y políticas de oposición al régimen deben hacer es nuclear primero en un Frente Unitario de Ciudadanos para coordinar las tareas de derrocamiento del régimen.

Una vez que ese Frente Unitario o Junta Patriótica o como se le quiera llamar esté conformado entonces sí se podrían unificar criterios y acción para llevar una sola voz a dialogar con el régimen desde una posición de poder y no de debilidad.

Primero lo primero.

Los ciudadanos que están contra el régimen tienen que sumar fuerzas para poder avanzar.

No se pueden repetir los errores de la MUD