domingo, 13 de noviembre de 2016

Concesiones no pueden llamarse logros…

Finalmente salieron los acuerdos de las negociaciones entre gobierno y la MUD.

Llama la atención que el comunicado conjunto suscrito por las partes no se parece a la declaración individual que posteriormente presentó la MUD.

Pero más allá de la crítica fundamental y medular que se la hace a la MUD por haber enfriado la protesta está el contenido mismo del acuerdo que es verdaderamente descorazonador.

El revocatorio desaparece de la lengua castellana por arte de magia.

Los presos políticos se transforman en “personas detenidas”

Se castiga la valentía y la dignidad de Amazonas obligándolos a realizar una nueva elección para saciar la sed de venganza de los buitres del régimen.

Elección que lamentablemente aunque gane la oposición está diseñada para arrebatarle 1 o 2 diputados y así la mayoría calificada en la AN.

Con razón el cacique Guarulla lo calificó como una canallada.

Las alusiones a la guerra económica y el saboteo quedaron planteadas como productos de la oposición.

En fin, los acuerdos gobierno-MUD quedaron escritos en un idioma oscuro y bizantino que ni siquiera quienes estuvieron allí lo han podido explicar.

La oposición cedió todo incluso renunció a la presión de la calle para darle un voto de buena fe al régimen.

No valió la pena.

Ahora los voceros de la MUD hacen maromas para tratar de explicar como un conjunto de promesas difusas y sin límite en el tiempo son un logro que hay que celebrar.

No se puede insistir en llamar victoria la renuncia a las exigencias fundamentales de revocatorio, liberación de presos políticos y desbloqueo a la ayuda humanitaria.

Eso no no se puede llamar logro.

Hay que ser sinceros.