viernes, 11 de noviembre de 2016

Hoy muere el falso diálogo

En unas horas la MUD y el país confirmarán, una vez más, que el régimen no quiere dialogar.

Nunca lo quiso.

El diálogo siempre fue una estrategia para robarle tiempo al referéndum revocatorio.

Sin embargo, la oposición sintió que era importante asumir la buena fe del régimen y darle una oportunidad al diálogo.

Este diálogo podría haber tenido sentido con un gobierno dispuesto a hacer concesiones para pacificar el país.

Pero no es el caso.

Hay suficiente evidencia que el gobierno no tiene el menor interés en atender los reclamos del país en materia de cambio político, ayuda humanitaria y liberación de los presos políticos.

El falso diálogo tiene sus horas contadas porque nunca hubo una intención genuina de parte del régimen en avanzar.

El problema ahora para quienes viven el dia a dia buscando  comida entre la basura o mueren esperando medicinas que nunca llegan.

Ellos ahora están desesperanzados ante un cambio que no termina de concretarse.

El problema también es para los líderes de la oposición que tendrán que reajustar la intensidad y el cronograma de acciones para recuperar los 10 días cedidos al régimen en la tregua.

Si la muerte del falso diálogo abre las puertas y los caminos para una nueva fase en la lucha democrática contra la dictadura, entonces el sacrificio no habrá sido en vano.

Veremos.