lunes, 28 de noviembre de 2016

El diálogo muere de mengua…

Bien planteado el diálogo ha pudo ser una oportunidad.

Un momento de victoria para el gobierno, la MUD, y el país.

El gobierno lo asumió como su tabla de salvación para postergar los cambios y desacreditar a la oposición.

Por su parte la MUD lo vio como la única posibilidad de que el gobierno se sentara a discutir su propia liquidación.

El país entero esperaba mucho más.

Una oportunidad para reconciliar los extremos y sin demeritar ninguna posición política avanzar en la solución de crisis puntuales.

Lo menos que se esperaba es que en medio de la pugna entre gobierno y MUD la miseria se convirtiera en una forma de castigar al pueblo para mantenerlo como rehén de este conflicto político.

Mientras en forma pública y privada tanto gobierno como MUD admiten que el diálogo no irá a ninguna parte en la calle el pueblo espera impaciente por comida y medicinas.

El diálogo muere de mengua y con él la ilusión de un cambio político y económico democrático en el corto plazo.

Se perdió el tiempo.