lunes, 21 de noviembre de 2016

Las tareas y las prioridades de la MUD

Se habla mucho en estos días de las diferencias internas en la MUD.

De hecho hay enfoques totalmente contradictorios sobre cómo enfrentar a la dictadura.

¿Calle?

¿Diálogo?

¿O quizás una combinación de ambos?

Estas diferencias son naturales entre partidos con agendas políticas disímiles.

El reto para la MUD es encontrar lo que los une y definir una estrategia unitaria y eficiente para derrotar a la dictadura.

Eso quizás pasa por un proceso de análisis y catarsis sobre los errores que se han cometido y la forma de superarlos.

Errores en la forma de comunicar los alcances del diálogo.

Errores a la hora de informar los resultados.

Errores al desconvocar las manifestaciones de calle.

Pero siendo todo esto cierto no es menos cierto es que con todos sus errores la MUD ha logrado llevar a la oposición a una posición de avance estratégico.

Muy a pesar de los errores.

Aun así la MUD en su conjunto no puede seguir ignorando sectores y fuerzas sociales que son necesarios para derrotar a la dictadura.

Esta discusión debería incluir una valoración si es una alianza estrictamente electoral lo que se necesita en esta coyuntura o más bien un frente de unidad nacional que sea inclusivo de diversas fuerzas políticas y sociales.

Ojala que en las reuniones que sostendrán en las próximas horas haya quien proponga un horizonte de lucha realista y de largo plazo, que supere la ilusión del cortoplacismo electoral.

Porque elecciones NO hay.

Ni habrá mientras el régimen esté contra las cuerdas.

Para que haya elecciones primero hay que recuperar la democracia.

Las tareas para derrocar la dictadura deberían ser las prioridades en cualquier debate interno de la MUD.

Todo lo demás sería un ejercicio terapéutico innecesario.