miércoles, 13 de enero de 2016

Primer round: Gana el gobierno, pierde la oposición




El error de la oposición no es desincorporar a los 3 diputados electos por Amazonas.
El error fue incorporarlos a sabiendas que no tenia forma para defenderlos legalmente.
Es decir, el derecho los asiste pero es evidente que ningún organismo del poder publico en manos del PSUV iba a declararlo.
Esto se sabía desde el principio.
Así como ya se sabe que la intención  del gobierno es hacer una poda electoral hasta reducir la mayoría que hoy tiene la oposición en la Asamblea Nacional.
Para ello usaran las fichas del PSUV en el TSJ y mas específicamente en las Salas Electoral y Constitucional.
No hay sorpresas.
A esto se ha llegado luego de perder una semana en el debate estéril, desde el punto de vista político, sobre acatar o no la decisión viciada del Tribunal Supremo de Justicia.
Habría sido preferible ahorrar tiempo y energías, ambos escasos, para enfocarse en otras materias más apremiantes como la Ley de Amnistía para perseguidos políticos y el debate sobre la crisis económica.
Lo único que sorprende es la ingenuidad de quienes en la MUD aun no entienden la lógica que mueve las acciones del gobierno.
Son acciones arbitrarias y abusivas pero se corresponden a una lógica que aun no logra ser descifrada por la MUD. Por eso mientras el régimen es coherente en sus atropellos y sus errores la oposición luce más confundida y dubitativa.
Queda claro que el triunfo de la oposición en las elecciones legislativas fue mas el resultado del descontento con el gobierno por la crisis económica que el resultado de una estrategia orgánica y coherente para derrotar al régimen.
Al ver estas marchas y contra marchas es legitimo preguntarse si la dirección política de la MUD con su mayoría en la Asamblea esta en condiciones de liderar la lucha democrática contra el régimen.
La decisión de incorporar a los diputados cuestionados por el régimen no fue el resultado de una estrategia pensada. Así como tampoco lo fue su desincorporación.
Fue más una reacción para tratar de impedir lo que de todas formas ya esta en marcha: El desconocimiento total del poder legislativo por parte del gobierno.
Es un error pensar que esa concesión va a resolver la crisis.
Ya el gobierno lo dijo y muy claro: Aunque esos diputados se desincorporen el desacato continúa.
En otras palabras el régimen seguirá usando al Tribunal Supremo de Justicia para defenestrar el poder de la Asamblea Nacional.
Hay en pleno desarrollo más de 15 impugnaciones. Podrían llegar a 50.
Pero ¿cual es el objetivo del gobierno? ¿Impugnar elecciones donde dicen se cometió fraude para que se repitan? No. El objetivo es anular progresivamente la elección de estos diputados cuestionados para mermar la mayoría de la oposición en la Asamblea Nacional y mantenerlos en un limbo jurídico hasta finales de año. O hasta que la crisis económica termine de reventar.
Que la oposición retroceda no es una tragedia siempre y cuando esto sea parte de una estrategia más amplia para avanzar, pero ¿lo es?