miércoles, 27 de enero de 2016

El gobierno implosiona




La implosión es un estallido, pero hacia adentro.
El gobierno perdió todo el 2015 y lo que va del 2016 argumentando que esta bajo una guerra económica de la derecha.
Lo que comenzó como un argumento de propaganda se convirtió en una política de estado.
Todas las políticas y acciones generadas por el gobierno has estado hasta hora gobernadas por la premisa de la guerra económica.
Como ya se ha visto es una premisa falsa.
Hay desabastecimiento, colas y escasez porque el gobierno desmanteló los sectores empresariales e industriales privados para complacer resabios ideológicos izquierdistas.
Venezuela se quedó sin capacidad de producir y sólo los dólares del petróleo actuaron como mascara para ocultar el rostro de la crisis.
Abrazar la tesis de la guerra económica pretendía convencer al pueblo que la culpa del colapso económico es del sector privado, de la derecha o lo que para ellos es lo mismo de la MUD (oposición).
Bien es sabida la importancia que la propaganda tiene en las tácticas de la lucha comunista.
Pero una cosa es la propaganda para agitar y movilizar las masas y otra cosa muy distinta es sustituir el análisis de la realidad con la propaganda.
A eso se redujo la política económica del gobierno. A un conjunto contradictorio e inconexo de medidas expresadas en consignas pero sin ningún valor practico.
Por eso cada vez que el gobierno anuncia algo en materia económica queda en el ambiente un enmohecido sabor a panfleto izquierdistas de los años 60’.
El no tener un diagnostico correcto la crisis y la coyuntura política ha arrastrado al gobierno a ser víctima de su propia propaganda o de sus mentiras.
Mientras Nicolás Maduro sigue hablando, como lo hizo ayer, sin decir nada, la crisis económica crece como un endemoniado y soberbio monstruo que amenaza no sólo al gobierno sino a todo el país.
La incapacidad del régimen para entender el problema económico y generar respuestas es muy evidente.
Queda demostrada cada vez que Nicolás Maduro se pone frente a las cámaras para tratar de explicar lo que esta haciendo su gobierno mientras los chavistas se muerden los labios ante tanta estupidez.
Se aprecia cada vez que los ministros de la economía se diluyen en explicaciones retoricas mientras la gente pasa hambre y los pacientes se mueren en los hospitales.
Desconexión total.
El régimen de Noclas Maduro y el PSUV se esta derrumbando desde adentro, esta implosionando al tiempo que el país colapsa.
Y esta vez parece que no hay nada que controle la implosión.-