jueves, 7 de enero de 2016

El conflicto acelera la transición



El conflicto gobierno-Asamblea Nacional sigue escalando.
Ayer la mayoría opositora que controla el parlamento juramentó a los tres diputados que habían sido cuestionados ante el Tribunal Supremo de Justicia.
No esta claro si estos diputados participaran en todas las sesiones o solo algunas donde la mayoría calificada no sea necesaria.
Todo será parte del juego político-legal que desarrolla la oposición en el parlamento.
En respuesta el gobierno en la voz de Diosdado Cabello y Nicolás Maduro segur que no habrá dinero para la Asamblea Nacional y practicante hacían un llamado a desconocerla ya que según su visión todos los actos de la misma serian nulos luego de la juramentación de los diputados cuestionados.
A lo largo del día la presencia de grupos armados afectos al gobierno acechaban amenazantes a los parlamentarios de oposición.
Incluso uno de ellos atacó al presidente de la AN Henry Ramos y sus acompañantes lanzándoles una botella. Ello provocó la reacción inmediata de Ramos quien les reclamó airadamente a unos PNB que se mantuvieron inmutables mientras la agresión se perpetraba.
Otro evento que se convirtió en viral fue la remoción de la gigantografía de Chávez y las fotos maquilladas de Simón Bolívar de los predios de la Asamblea Nacional. El presidente de la AN ordenó su remoción y en su lugar colocar las imágenes clásicas y formales de El Libertados Simón Bolívar.
Esta acción tiene una fuerte carga simbólica en el inevitable proceso de desembrujar al país del fetichismo chavista que se ha impuesto como religión en los últimos años. A pesar de ello algunos critican que acciones como esta podrían desviar la atención de lo verdaderamente relevante en la agenda nacional y darle armas al chavismo para sabotear.
En horas de la noche, mientras lo colectivos armados rodeaban el palacio legislativo, en Miraflores el Presidente Nicolás Maduro anunciaba un cambio de ministros.
El cambio no fue tal. Fue más bien un enroque para no tocar figuras claves como miembros de los clanes Cabello y Rodríguez en el gobierno y prolongar la permeancia del General Vladimir Padrino López en el Ministerio de la Defensa.
Maduro anuncio la creación de más ministerios sin cartera y sin recursos. Igualmente el Presidente designó a Luis Salas como coordinador y vocero de la política económica del gobierno.
Al mismo momento de su designación Salas publicaba un artículo en el portal Aporrea delineando lo que serian sus recomendaciones en materia económica: Mas controles, más fiscalización, mas confrontación con el capital burgués. En fin mas revolución.
Esta designación creara más desconfianza en los sectores productos y potenciales inversionistas sobre las intenciones reales del gobierno con la economía. Sobre todo cuando Salas anuncia en su artículo un nacionalización light de la banca venezolana.
Otras decisiones que tomó el Presidente Maduro fueron más ratificaciones que nuevos nombramientos. Todos los cuales pasaron sin pena ni gloria.
Todos, menos uno.
La decisión más importante de toda la noche no seria precisamente, como el país entero esperaba, la designación del gabinete económico. Lo más relevante seria la designación del profesor Aristóbulo Isturiz ex gobernador de Anzoátegui como nuevo Vice Presidente de la Republica.
Esta designación es clave por la profunda crisis política y de legitimidad que atraviesa el régimen.
La derrota electoral ha provocado un rápido éxodo de las bases chavistas hacia otras opciones políticas que alientan mas esperanza.
No esta claro si ese cambio de actitud es definitivo o temporal.
Pero desde las semanas finales de la campaña electoral todas las decisiones estratégicas del gobierno vienen determinadas por el afán de detener ese desangre lento y progresivo de chavistas decepcionados y desengañados con la revolución.
El gobierno y la dirección del PSUV se han negado sistemáticamente a discutir y analizar las causas de la derrota electoral porque saben que eso abriría las puertas a un proceso de renovación del liderazgo del movimiento chavista tal como muchas tendencias internas lo reclaman.
  La designación de Aristóbulo Isturiz como nuevo Vice Presidente es una jugada con doble propósito.
Por una parte trata de retomar la imagen del carácter chavista de la revolución con una de sus figuras más respetadas y emblemáticas en el chavismo.
Una de las tareas de Isturiz será tratar de crear las condiciones para que muchos chavistas desencantados regresen y de esta forma detener el éxodo.
Por otra parte Isturiz podría ser un factor que permita un mínimo de comunicación con la oposición para asegurar la gobernabilidad, todo lo cual conviene tanto a gobierno como oposición.
Pero no es prudente hacerse muchas ilusiones sobe el papel conciliador de Isturiz hasta ver y calibrar sus primeras acciones.
Es cierto que el gobierno está contra las cuerdas y lanza medidas desesperadas para tratar de retener el poder. Pero poner a una persona como Isturiz en la segunda posición de gobierno del país es jugar a mantener el delgadísimo hilo Constitucional en tiempos de transición.
Según su desempeño Isturiz  podría ser la carta que finalmente se juegue el PSUV en unas elecciones presidenciales de avanzar la tesis del revocatorio en el 2016.-