sábado, 16 de enero de 2016

¿A quien le hablaron Maduro y Ramos?




El día de la presentación de la memoria y cuenta fue un día de contrastes.
Dos discursos.
Dos estilos.
Un discurso largo, tedioso y lleno de lugares comunes.
Otro discurso, agudo, preciso y desafiante.
La estrategia del gobierno definió los términos del discurso de Nicolás Maduro.
El gobierno sigue a la defensiva. La grave crisis económica exige respuestas y el gobierno no parece tenerlas ni siquiera en el plano retorico.
Nicolás Maduro centró su discurso en nombrar los logros de la revolución en estos años.
Ese discurso no esta orientado al venezolano común, a la calle. Hace rato, mucho antes de el 6D, el gobierno se olvidó de los independientes y del común de la gente para centrar sus esfuerzos en detener la fuga de las filas chavistas.
El discurso de Nicolás Maduro estuvo dirigido a todos los chavistas de buena voluntad que aun sintonizan VTV, para recordarles su compromiso con la revolución.
En otras palabras, el discurso de Nicolás Maduro fue dirigido al 15% que todavía espera que este gobierno haga un milagro.
El objetivo de ese decurso basado en la guerra económica y otras falacias similares es tratar de mantener cohesionada a la ya fracturada y sangrante base del PSUV.
Por otra parte, el Presidente de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup, le habló a varias audiencias.
Al país en general le comunicó que la única forma viable para salir de esta crisis política es Constitucional y no con golpes de estado.
Al gobierno le exigió rectificar antes de que sea demasiado tarde.
A los chavistas que ocupan otros poderes públicos les remarcó que nadie esta por encima del pueblo y que la Asamblea Nacional es la expresión más legitima y legal del poder civil constituido.
A los activistas del PSUV en las FANB les recordó que las Fuerzas Armadas no son deliberantes y no tienen apellidos.
Al contrastar ambos discursos se puede apreciar que el de Maduro tuvo el objetivo táctico de tratar de detener la desbandada que viene ocurriendo en el PSUV desde hace varias semanas.
Mientras que el discurso de Henry Ramos Allup tuvo una orientación más estratégica al sentar las premisas de lo que debería ser la transición democrática a un gobierno diferente.