sábado, 2 de enero de 2016

¿Golpe Constitucional?

El régimen controla los resortes del poder para lograr con éxito diferir o inclusive suspender procesos electorales esenciales para el cambio político como el referéndum revocatorio y la elección presidencial. . Los lapsos legales que habría que cumplir y una deliberada confrontación entre la AN, el CNE y el TSJ podrían hacer virtualmente imposible una salida electoral dentro del marco de la Constitución en el 2016. Esto equivaldría al uso de mecanismos pseudo-legales para mantenerse inconstitucionalmente en el poder. Este golpe a la Constitución provocaría una situación inédita donde fuerzas sociales diversas converjan para tratar restituir el orden constitucional vulnerado. Parafraseando al analista Jesús Seguías, el cambio político en el 2016 es irreversible. La pregunta es como lo queremos: ¿Con muertos? o ¿Sin muertos?