sábado, 22 de octubre de 2016

Tres frentes de lucha y una cualidad para derrotar la dictadura

No habrá revocatorio, pero el cambio político aún es posible.

La situación de la coyuntura es muy volátil.

Hay rabia e indignación frente a la burla del régimen al suspender el referéndum revocatorio.

Este es el momento en que el liderazgo de la oposición debe capitalizar esas energías para dirigirlas al punto más vulnerable del régimen y provocar su derrocamiento definitivo.

La MUD ha propuesto tres frentes de lucha  para enfrentar la dictadura que se pueden desagregar en un plan de acción ejecutable en las próximas semanas.

  1. Popular.  La calle es el escenario de lucha por excelencia donde la oposición puede arrinconar al régimen y provocar su caída. Implica la articulación de alianzas sociales y políticas con factores que luchan por la democracia y la movilización permanente de la sociedad para mantener intacta la energía y el espíritu de lucha. Estas movilizaciones no solo significan marchas de protesta sino también expresiones activas de rebeldía ciudadana asumida por civiles y militares que ante todo defienden la Constitución y la democracia.
  2. Institucional. La Asamblea Nacional y su presidente han prometido reactivar una serie de procesos legales que se habían suspendido para darle oportunidad al régimen de rectificar. Estos procesos implican la renovación total de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y las rectoras del Consejo Nacional Electoral. Esto también incluye la destitución y enjuiciamiento del Presidente de la r\República Nicolás Maduro por abandono del cargo y traición a la patria. Estas son acciones legales y de rango Constitucional que puede y debe ejercer la Asamblea Nacional en el uso pleno de sus facultades.
  3. Internacional. La MUD y la Asamblea Nacional acudirán ante la OEA para pedir que se le aplique a Venezuela la Carta Democrática en toda su extensión y severidad. Desde el momento en que el régimen venezolano suspendió el revocatorio se convierte formalmente en una dictadura y en un  estado forajido del derecho internacional. La presión de la comunidad internacional es fundamental para restablecer el orden constitucional vulnerado. Venezuela es una dictadura y como tal una amenaza para la paz hemisférica y las democracias del mundo.

Pero falta algo más.

Se ha escrito una y mil veces.

Salir de la dictadura bolivariana no será rápido ni fácil.

Esa es la verdad.

Por el contrario, se trata de un proceso largo, complejo, y hasta doloroso para el cual se requiere temple, tenacidad y una extraordinaria capacidad para administrar las energías del cambio.

El plan que propone la MUD son la líneas generales de una estrategia de lucha política que perfectamente puede ser asumida por toda la sociedad.

Pero es muy importante no caer en las trampas del cortoplacismo para no alimentar falsas expectativas y luego acumular frustraciones.

Es la hora de luchar con los pies en la tierra y con convicción.

En una palabra, transparencia es una cualidad necesaria para hacer viables los tres frentes de lucha propuestos por la MUD.

Transparencia.