sábado, 15 de octubre de 2016

¿Los mismos que aprobaron el presupuesto suspenderán el revocatorio?

Cada vez que el régimen toma una medida o una decisión hay una evaluación del costo político.


Cuánto arriesga, cuento podría perder o ganar.


Así es cada vez que meten preso a un político de la oposición o cuando suspenden algunas atribuciones de la Asamblea Nacional usando al TSJ.


Cuando el régimen decidió aprobarse a sí mismo la ley de presupuesto de 2017 seguramente valoró el impacto que esto tendrá en los mercados internacionales y en la evaluación riesgo país.


Seguramente un análisis de la nulidad de las transacciones que se ejecuten bajo la sombra de ese presupuesto fue parte de la decisión.


Pareciera que hasta ahora el régimen se siente cómodo en sus capacidades para enfrentar los riesgos de esta medida y posiblemente no considere gran cosa pagar el costo político de la misma.


No fue fácil venderle la idea al TSJ y al Alto Mando militar donde aumenta la angustia ante la reiterada vocación del régimen en violar la constitución y las leyes.


Pero aun así parece que al final hubo un acuerdo en respaldo a Maduro en esta última aventura suicida.


Aún queda pendiente saber si el mismo tipo de análisis y valoración será usado por el TSJ y el Alto Mando militar para acompañar a Maduro en su empeño por suspender el Revocatorio.


Hasta ahora el régimen sigue atacando por los flancos.


Usa todo su poder judicial y policial para perseguir y reprimir además de producir sentencias para darle fuerza a las amenazas.


Pero aún no se decide a liquidar el referéndum porque las consecuencias políticas internas e internacionales serían más desastrosas que la aprobación ilegal de la Ley de Presupuesto 2017.


Si el gobierno lo hace sería reconocido internacionalmente como una dictadura y eso sí tiene consecuencias directas.


Quedan 10 días para comenzar a recolectar las firmas por el Revocatorio.


El régimen sigue apostando a la estrategia de desmovilizar a la oposición mientras logra consenso interno entre sus operadores para suspender el referéndum en una maniobra combinada TSJ-CNE.


El irreversible costo político es lo que hace dudar a varios operadores del chavismo involucrados en la jugada que temen las consecuencias políticas y jurídicas de esta acción suicida.


Pero ellos también saben que si permiten que se recojan las firmas el referéndum sería inevitable...este año.

@humbertotweets