sábado, 1 de octubre de 2016

El fracaso de Rodríguez Zapatero y la llegada del Vaticano

Depende de como se le vea las gestiones de presunta mediación de José Luis Rodríguez Zapatero fueron al mismo tiempo victoria y fracaso.

Si se toma en cuenta que el objetivo inicial del régimen al traer los oficios de mediación del ex presidente español era demorar las acciones de la OEA contra Venezuela entonces fue una victoria.

La comparecencia de Rodríguez Zapatero ante el Consejo Permanente de la OEA legitimó el engaño del régimen para hacerle creer a los embajadores que en Venezuela había un proceso de diálogo que estaba en marcha y que una intervención de la OEA lo podría perjudicar.

La ilusión no duró muchos días hasta que los países miembros de la OEA siguieron creciendo pruebas del engaño del gobierno venezolano y de la farsa del ex presidente español.

También Rodríguez Zapatero fue instrumentalmente exitoso en eso de llevar llevar papelitos entre el gobierno y la oposición.

Y quizás más exitoso aún en su intención de poner a rodar rumores sobre posibles acuerdos entre gobierno y oposición cuando ni siquiera habían decidido el lugar para las reuniones.

Todo eso abona como triunfos en el papel de Rodríguez Zapatero.

Pero desde el punto de vista del diálogo real su fracaso es evidente.

Las gestiones del expresidente español avanzaron cero el diálogo y la negociación entre gobierno y oposición.

Esto ocurrió en buena medida porque RZ nunca fue un mediador serio, imparcial y confiable.

Jamás podría avanzar un diálogo donde uno de los mediadores es prácticamente asesor de una de las partes.

Pero ahora que el gobierno necesita desesperadamente que la oposición se siente a negociar y claudique el revocatorio Rodríguez Zapatero ha perdido toda credibilidad y ni las llamadas le atienden.

Es en este momento el régimen, presionado por los eventos del revocatorio, se ve en la necesidad de descartar a RZ y formalizar la invitación al Vaticano para que medie entre gobierno y oposición.

La participación del Vaticano en el proceso de diálogo y el aval ofrecido por varios países miembros de la OEA marcan oficialmente el fracaso de las gestiones de José Luis Rodríguez Zapatero como mediador.

Comienza una nueva etapa.

¿Cuánto se podrá avanzar antes del 28 de octubre?