domingo, 16 de octubre de 2016

Chavismo sin chavistas

El régimen va palo abajo.

La falta de apoyo popular lo ha convertido en un pequeña oligarquía de funcionarios corruptos que luchan para vivir un dia mas.

Las grandes movilizaciones, las multitudinarias asambleas, las elecciones ganadas por aplanadora en la época de Chávez...todo eso es parte del pasado.

Ya no más.

Ahora el chavismo tiene una pequeña pandilla de funcionarios de 4ta categoría que diligentemente cavan la tumba de la revolución.

La corrupción y la incapacidad para atender los problemas del país es lo que ha provocado la estampida del chavismo.

La última contradicción que tratan de sobrevivir es la que tiene que ver con la legitimidad.

¿Cómo se legitima la revolución si no es con la participación de pueblo a través del voto?

¿Hay alguna otra forma de legitimarse?

El discurso florido aquel de el poder emana del pueblo quedó solo en eso, puro discurso.

Hoy solo quedan unos dirigentes asustadizos, temerosos de contarse en unas elecciones que sinverguenza admiten pueden perder.

Es el peor ultraje a la memoria de Chávez.

Que sean sus propios discípulos quienes se nieguen a darle la cara al soberano como tantas veces se vanagloriaba en hacerlo el Comandante.

No hacer el referéndum por temor a perderlo o no aceptar las elecciones de gobernadores por la misma razón confirma que la revolución bolivariana se muere de soledad y entra en una nueva etapa, más cruel y dolorosa: la de un chavismo sin chavistas.