viernes, 21 de octubre de 2016

El fin de las ilusiones

El régimen usó tribunales de instancia penal en las regiones para suspender los efectos del revocatorio por un supuesto fraude.

Con base a esas decisiones amañadas el CNE en forma muy diligente suspendió “hasta nuevo aviso” el revocatorio.

Sin revocatorio y con la promesa que nunca más habrá elecciones si el chavismo las pierde Venezuela entra formalmente en un territorio que había abandonado desde 1958: la dictadura.

Sabemos que a varios dirigentes de la oposición les han dictado prohibición de salir del país como antesala de su segura detención por parte del SEBIN.

La lista de opositores a ser detenidos incluyen diputados principales a la AN si estos “ se encuentran fuera del palacio legislativo.”

La escalada contra la oposición será sin compasión.

Aunque se piense que suspender el revocatorio es lo peor que pudo pasar, no es cierto.

Lo peor es lo que viene.

Caos e incertidumbre.

El colapso total de la república en medio de una crisis política y económica de proporciones nucleares.

La nueva fase en la que entra el régimen estará definida por una brutal represion y persecusion de la oposición con absoluta negación del estado de derecho.

Tomando en cuenta que el régimen usará a las fuerzas armadas como su brazo militar la confrontación en la calle será dramática, a menos que haya una división entre los militares.

De lo contrario no habrá espacio en las morgues.

Esta nueva fase de lucha es muy compleja e inédita.

Requiere de serenidad, olfato y contundencia de parte de la oposición.

Salir del chavismo en el poder no será fácil, ni será rápido.

Hay que prepararse para una lucha democrática de resistencia, con la participación de todos los partido y fuerzas sociales.

Una lucha lucha de largo plazo y profundo aliento.

Es el fin de las ilusiones.