martes, 16 de agosto de 2016

¿Por qué el gobierno no liquida el revocatorio de una vez?

Lo tienen todo.

El TSJ, el CNE, las Fuerzas Armadas. Todo.

Si el el gobierno quisiera podría despachar el Revocatorio de un solo plumazo y listo.

Tienen el poder para hacerlo. No hay duda.

Pero hay algo que se mueve en forma más profunda y poco visible que de alguna forma detiene lo que es el deseo más intenso del régimen.

¿Será acaso temor a sanciones internacionales?

Estas vendrán de todas formas si efectivamente se suspende o se difiere el revocatorio para el próximo año.

¿Podría ser que estén usando la amenaza de liquidar el Revocatorio, sin terminar de hacerlo, para arrastrar a la oposición a una negociación a la fuerza?

Ya la oposición ha comunicado sus condiciones para un diálogo-negociación todas las cuales fueron rechazadas por el gobierno.

Más aún, la oposición dice que sin Revocatorio no hay negociación posible.

El gobierno responde que aunque se han cumplido algunos requisitos (la recolección del 1%, por ejemplo) el Revocatorio no va porque fue solicitado a destiempo.

¿En serio?

Si tal como lo dice el régimen, el Revocatorio no va porque fue solicitado con tres meses de retraso ¿Por qué el CNE no descartó esa solicitud extemporánea desde el principio?

¿O acaso el plan es que las rectoras del CNE asuman toda la responsabilidad penal y política de quemar impunemente los lapsos y provocar la extemporaneidad del Revocatorio?

¿O quizás una combinación de tramoyas entre el CNE y el TSJ para fabricar un expediente por fraude y reponer el Revocatorio a su estado inicial?

Lo medular es ¿Por qué si la solicitud del Referéndum Revocatorio es extemporánea o fraudulenta los órganos electorales y judiciales no actúan inmediatamente y lo liquidan como innumerables veces ha amenazado e gobierno?

¿Por qué?

La haraposa y raída máscara del régimen se comienza a deshilachar para dejar al descubierto un rostro en pánico ante la realidad.

La realidad es que poco a poco, entre una amenaza y otra, hemos llegado al punto donde o estas se cumplen o todo queda en evidencia como una farsa.

Sería mucho más conveniente para el régimen que la oposición cediera ante las amenazas y desistiera del Revocatorio.

La realidad es que de concretarse las amenazas habría consecuencias.

¿Está el régimen dispuesto a asumirlas?

¿O aun le queda un poco de sentido de preservación de la especie que aconseja evitar el punto de no retorno?

Al escoger la forma de liquidar el Revocatorio el gobierno estaría escogiendo los términos de su propia muerte.

Y esa es una razón poderosa para quedarse manoseando las amenazas, sin ir más allá.