domingo, 7 de agosto de 2016

El PSUV se acordó de su base

El trío Maduro, Cabello, y Rodríguez han estado muy ocupados en las últimas semanas.

Reuniones con los magistrados del TSJ, con las rectoras del CNE, con Rodríguez Zapatero…

En fin, los esfuerzos para tratar de impedir el Revocatorio les consume el tiempo estos días.

Hasta Nicolás Maduro ha dejado de atender actos importantes por estar en esas reuniones.

Los diputados del PSUV se quejan con Héctor Rodríguez y Diosdado que nunca se reúnen para discutir la estrategia legislativa.

Es que estas reuniones, donde se discute cómo tratarán de liquidar el Revocatorio, son muy importantes.

Esto es asunto de vida o muerte para el régimen.

En ese apostarle a la maniobra técnica o la triquiñuela jurídica para evitar el Revocatorio al PSUV se la ha ido el tiempo y se olvidó de la calle, del pueblo.

No solo desde el punto de vista físico el PSUV abandonó las calles de Venezuela para dejarlas completamente a una oposición energizada con las acciones por el Revocatorio.

Conceptualmente la dirigencia del PSUV quedó arrinconada en la tesis de “no importa que la mayoría quiera Revocatorio, los tiempos no dan y no dan…”

Así cancelaba el partido de Chávez las tesis del pueblo soberano y la democracia protagónica.

Pero eso parece estar cambiando.

El PSUV ahora se acordó que la calle existe e intenta reconectarse con su base tan frustrada y desencantada como el resto del país.

Anuncian actos y visitas casa a casa como en campaña electoral para pedirle a su gente que no apoyen el revocatorio.

Es un último esfuerzo para tratar de recuperar el respaldo perdido.

Quizás es un poco tarde para ir a convencer a los chavistas que apoyan el Revocatorio para que no firmen.

Esos hace tiempo abandonaron emocionalmente al chavismo.

Y además parecen ser los más radicales contra Maduro.

@humbertotweets