jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Revocatorio en el 2016 o el 2017?

Los argumentos contra el revocatorio son tan insostenibles como el mismo régimen.

El gobierno no ha logrado producir una idea para cuestionar la legitimidad del revocatorio

Todo se reduce a tácticas para “convencer” a la oposición que tire la toalla y desista o acciones para sembrar el pesimismo y desmovilizar a la sociedad.

Aunque el gobierno sigue blandiendo su mazo amenazando con usar el TSJ o el CNE para impedir el revocatorio hoy se ve con más claridad que la amenaza era solo eso, una amenaza.

El propósito intimidatorio de la amenaza se ha ido diluyendo con el paso de los días a tiempo que aumenta la rabia y la indignación en la calle.

Ahora el gobierno se enfrenta a sí mismo.

Tiene que resolver si cumple sus amenazas o no.

Por lo que se ve en la calle es muy probable que a pesar de las condiciones casi imposible que estableció el CNE la oposición, en contra de todos los pronósticos, logró recoger más del 20% de las firmas en todos los estados.

De ser así el régimen recibiría un golpe mortal.

No será fácil insistir en hacer el revocatorio 90 días después usando un argumento técnico frente a la masiva avalancha de firmas en contra.

Ese será el último bastión de lucha del régimen.

Tratar por todos los medios de burlar la voluntad de la sociedad una vez más y empujar el referéndum para después del 10 de enero.

Pero esa intención representa ya un cambio en la posición del chavismo oficialista.

Revocatorio, ¿en el 2016 o en el 2017?

Esa es la conversación que hoy domina en el PSUV y el gobierno.