miércoles, 7 de septiembre de 2016

¿Quién es el titiritero que maneja a Maduro?


Alguien manda en Venezuela.


Y no es precisamente Nicolás Maduro.


Sus decisiones epilépticas y políticas incoherentes no responden a un plan político estructurado.


Más parecen reacciones espasmódicas de grupos adversos que luchan entre sí.


La rotación permanente de ministros que duran menos de 90 días en el cargo ha creado una parálisis en su gobierno.


Pareciera que Maduro trata de complacer un dia a un bando y otro dia a otro.


Además de la política del zigzagueo está el empeño de negarse a aceptar la realidad.


Mientras el país sucumbe ante el desastre de su gobierno alguien le aconseja a Maduro ir al cine, negar los problemas y jurar que Venezuela está feliz.


El desfase con la realidad es tan brutal con la realidad es tal que chavistas y maduristas de buena fe, que los hay, se preguntan ¿quién está asesorando al Presidente?


Los errores de Maduro no solo están enterrando su gobierno, con el se esta enterrando la revolución chavista.


El mandando luce tan diabólico y perfecto que hay quienes juran que la oposición logró infiltrar su gente en el entorno de Maduro para asesorarlo.


Pero los bandazos del gobierno de Maduro parecieran el resultado de las presiones que todos los días recibe de operadores como Diosdado Cabello y los hermanos Rodríguez.


Todo pareciera responder a un plan concebido para que en la abismal caída libre de su régimen Maduro sea el escudo humano y por consiguiente la primera víctima.


De esto se habla desde hace meses en el PSUV.


En los pasillos de la tolda roja se preguntan a la calladita quién será el sustituto de Maduro.


La conversación es que si el revocatorio ocurre el próximo año, como el PSUV tiene planificado, Maduro irremediablemente sale del poder.


Por eso las presiones por la designación del nuevo vicepresidente.


Quienes estan detras de Maduro manejándolo a su antojo y llevándolo a su muerte política son parte de su entorno.


Son los mismos que frente a cada error del presidente le susurran al oido “Sigue asi, que te la estas comiendo,” al tiempo que se frotan las manos.

Diosdado a la cabeza de la lista.


Otros más discretos, prudentes, no dicen ni pio cuando ven las metidas de pata de su, por ahora, jefe.

Todos tensando los hilos que manejan la marioneta presidencial, cada dia mas torcida y enrevesada.

Todos esperando por el dramático final de este teatro de títeres donde la suerte de su primera víctima no será mejor que la de un muñeco de trapo.