jueves, 9 de junio de 2016

Pandilla de los 3 lleva el régimen al abismo

I.FATAL. No se puede satanizar la posibilidad de un diálogo gobierno-oposición. Un diálogo honesto y sincero permitiría comenzar a abordar con seriedad y madurez la crisis que vive el país. Pero, como ya lo han dicho varios dirigentes de la oposición no puede ser para darle tiempo al régimen que siga en lo mismo. Si el gobierno se niega a hablar de los presos políticos, la ayuda humanitaria y el Revocatorio, entonces ¿De que quiere el gobierno hablar en ese diálogo? No es aventurado pronosticar el fracaso del diálogo convocado por el gobierno con mediadores escogidos a su medida y una agenda desconocida. Es una mala noticia. Quiere decir que el juego político seguirá trancado y el régimen seguirá impulsando su agenda de violencia y represión. De las cosas continuar así el desenlace será, lamentablemente, fatal.
II. CHAVISTAS. Según estudios de opinión el rechazo a Nicolás Maduro está por el orden del 80%-90%. Esto quiere decir que incluso hasta quienes aún se identifican como chavistas no apoyan su gestión. Sin embargo, ese porcentaje disminuye a un 60%  aproximadamente cuando se explora el apoyo al Referéndum Revocatorio. La razón por la cual la mayoría de los chavistas de base no apoyan el RR es porque no confían en las intenciones políticas de la MUD. Lo cual es comprensible. Pero esos chavistas desenchufados igual se sienten abandonados por su gobierno y están en la búsqueda de otras opciones políticas. Esos votos tendrán mucho que decidir la próxima oportunidad que haya una consulta electoral en Venezuela. Aunque hoy eso sea incierto.
III. PANDILLA. Pareciera que la pandilla de los 3 lleva la batuta en el PSUV y ha logrado exitosamente aislar a los moderados del chavismo. Este cogollo ultra radical que controla los hilos del poder ha convencido prácticamente a todos los estamentos del partido y de la burocracia oficialista que “si ceden un milímetro, lo perderán todo.” Con esta lógica han enhebrado y tejido una sofisticada red de lealtades basadas primariamente en el miedo a la rendición de cuentas cuando haya un cambio de gobierno. El miedo a responder por sus actos y pagar condenas por delitos cometidos es lo que atornilla a la mayoría de estos operadores de la burocracia roja (PSUV, TSJ, CNE, Alto Mando).  Lo que esa burocracia fofa y obesa no ve es que irremediablemente va hacia un desenlace conflictivo para, de todas formas, perderlo todo.
IV. COLECTIVOS-FANB. Desde el principio el régimen se ha manejado en la cuerda floja de la legalidad-ilegalidad. Así fueron los orígenes del 4F y la posterior participación de Chávez en la contienda electoral de 1998. Ha sido muy difícil para el chavismo en el poder comportarse como autoridad de estado. Eso explica la conducta del fallecido presidente Chávez llamando a robar si el pueblo tenía hambre o dándole armas a los colectivos y las milicias del PSUV. Ahora esa formación para policial, llamada colectivos, le da un ultimátum a las FANB y exigen la destitución de oficiales militares. La FANB que por una lealtad mal entendida sigue soportando las ilegalidades del régimen ahora es el objetivo militar del chavismo en armas. ¿Como resolverán las FANB esta contradicción legalidad-ilegalidad?

V. PERRARINA. Muchos de quienes están hoy en el poder fueron la oposición política en los ‘90. Se acostumbraron a repetir como loros que Venezuela era tan pobre que los niños hasta tomaban teteros de perrarina. De eso nunca hubo ni siquiera una foto. No hubo evidencia. Quedó como una leyenda urbana más de la IV. Pero hoy sí hay evidencia que la gente tiene que ir a los basureros a buscar restos de comida para alimentarse y sobrevivir. De eso si hay evidencia con fotos y testimonios. Esa es la marca indeleble que llevará la revolución bolivariana hasta el final de sus días: La revolución del hambre.
@humbertotweets