domingo, 29 de mayo de 2016

La huelga militar que viene

I.COLOMBIANO. Según la Gaceta Oficial número 40909 de fecha 23 de mayo de 2016 el TSJ sentenció que cuando una persona ostente múltiples nacionalidades y una de ellas sea la venezolana, será ésta la que tenga prevalencia en todo lo concerniente al régimen jurídico aplicable a la misma. Este atajo deja sin efecto el artículo 41 de la Constitución Nacional y avala en la práctica a Nicolás Maduro para que siendo colombiano, como ya se sabe que es, pueda al mismo tiempo ejercer la Presidencia de la República de Venezuela. Esta sentencia no sólo es una violación a la Constitución perpetrada por la Sala Constitucional del TSJ sino que también es otra acción en la escalada golpista para consolidar la dictadura en Venezuela.
II.POSTRACIÓN. Hay malestar en la FANB. Pero este malestar no se traduce ni se traducirá en una relación abierta contra el régimen. Hay decepción en la oficialidad y en la tropa ante el grado de postración y entreguismo de los Generales. Nadie en las FANB cree hoy en la revolución bolivariana. Lo que hay es una inmensa red de favores y complicidades para procurarse beneficios personales. Hay muchas razones para este malestar. Las familias de oficiales y tropa padecen las mismas humillaciones que el resto de los Venezolanos. La corrupción dentro y fuera de las FANB ha deteriorado la confianza en los mandos superiores. Y a esto se agrega la convicción de que siendo Nicolás Maduro comprobadamente colombiano el alto mando militar y el PSUV se empeñen en mantenerlo en el poder.
III. HUELGA MILITAR. Sobre estos temas he conversado en forma privada con oficiales y soldados de las FANB. Chavistas e institucionales expresan el mismo grado de decepción y frustración. Muchos se resisten a abandonar las FANB para no quedar completamente desempleados. Hay decepción por la debilidad del gobierno contra el hampa y su incapacidad para resolver el problema de los alimentos.  La moral es muy baja y para despecho de algunos no hay ni siquiera interés en una sublevación contra el gobierno. Varios de estos oficiales creen que el desenlace de este conflicto será inesperado: Una huelga general de brazos caídos donde la oficialidad media y la tropa se negaría a cumplir las órdenes de sus superiores. Esto  no es rumor. De esto se está hablando en los cuarteles.
IV.COLAPSO. Una huelga general militar de brazos caídos de la tropa para expresar su rechazo al generalato corrupto no es fácil en un ambiente altamente vigilado por la policia politica del regimen. Sin embargo, las condiciones están dadas y de ocurrir sería un evento fascinante e inédito en la historia política de Venezuela. Para asegurarse el control político de las instituciones el régimen las ha desmantelado. Las FANB están tan desmoralizadas y desarticuladas internamente como el resto de la sociedad y sus estructuras y símbolos han sido severamente golpeados para ponerla al servicio de intereses particulares. La huelga militar que viene es parte de ese colapso.
V.CAOS. Ya es evidente que el único estamento social de apoyo al gobierno son los Generales y oficiales enchufados. De alli hacia abajo los apoyos se diluyen. En un escenario como el que hoy analizamos el gobierno perdería su única base de sustento porque las masas chavistas hace tiempo lo abandonaron. Pero esta implosión o derrumbe no es lo que más le conviene al país. Sería un “todos contra todos” o un “sálvese quien pueda” de dimensiones brutales. Caos. Será necesario hacer un acuerdo entre factores políticos disímiles para recuperar la gobernabilidad y avanzar a una inevitable transición. @humbertotweets