sábado, 2 de julio de 2016

Maduro le puso plazo al revocatorio


Días atrás Maduro habría dicho que si el CNE decide convocar al referéndum el iría a contarse.

La intrincada madeja que el régimen le monto al Revocatorio para impedirlo se ha ido desatando poco a poco.

El trabajo persistente de la MUD para insistir en el Revocatorio y sobrevivir las presiones no solo del gobierno sino de sectores que, con toda razón, exigen salidas más extremas a la crisis política, está dando resultado.

Todas las trabas burocráticas, jurídicas, históricas, genéticas y cabalísticas que le han puesto la Revocatorio se han ido saltando. Una a una.

Al punto que los operadores del régimen ya retroceden en su argumento para decir es imposible que la oposición reúna el 20% de las firmas.

Pareciera que hasta ahora, a pesar del fraude institucional orquestado en forma vulgar por el CNE, la oposición ha logrado ganar la pelea con las reglas de juego del gobierno.

Pero esto no debe alimentar la ilusión que el final feliz está a la vuelta de la esquina.

El inefable Diosdado ya lo dijo: “No les vamos a poner fácil el Revocatorio”

Osea, vendrán más y peores trabas.

Aún les queda la carta diabólica del TSJ. ¿Se atreverá la Sala Constitucional a fabricar una falacia jurídica para declarar la nulidad del Referéndum una vez que el CNE lo apruebe?

Lo interesante es apreciar que de una u otra forma tanto Maduro como Diosdado no descartan del todo el hecho de ir a contarse.

No sabemos si la presión internacional y la gestión de buenos oficios de la OEA lograran hacer entrar en razón al régimen venezolano. Es una posibilidad.

Pero hay otros factores de orden interno, como la explosiva crisis social, que podrían llevar al régimen a admitir la celebración del referéndum este año.

Esta situación luce incierta para todos, pero en especial para los líderes del gobierno que tienen que enviarle un mensaje cifrado a sus seguidores: Rechazar el Revocatorio con todo, pero con una pequeña posibilidad de que se celebre y ante esto también hay que estar preparado.

Nicolás Maduro habla de derrotar a la Asamblea Nacional dentro de 6 meses.

Solo hay dos consultas que podrían ocurrir en seis meses o en Diciembre de 2016: El Referéndum Revocatorio y la elección de gobernadores.

Ambas lucen inciertas, pero los actores políticos no pueden basar su cálculo político en ignorarlas.

Y menos el gobierno.