jueves, 7 de julio de 2016

Fisuras en el gobierno

Hay matices -¿fisuras?- en la posición del gobierno frente al Referéndum Revocatorio.





Todo dicho en un periodo menor a 30 días.

La verdadera estrategia del régimen ha sido tratar de desmovilizar a la oposición ante la expectativa de un Referéndum Revocatorio convocado para el primer trimestre del próximo año.

La esperanza es que la sola expectativa de este diferimiento logre disuadir y desalentar a la oposición en alguna de las instancias del procedimiento.

Por eso al tiempo que Maduro, Cabello y Rodríguez amenazan con acusaciones de presunto fraude, que justificaría el diferimiento, aprovechan para mantener a sus colectivos en alerta ante un posible conteo que podría ocurrir este año.

Así comienzan a jugar con expresiones tales como “si logran los requisitos”, “si el CNE convoca,” etc.

La campaña de amenazas siempre subió su tono justamente antes de las dos jornadas de recolección de firmas con el deliberado propósito de infundir terror y desánimo en la población.

Pero, no funcionó.

De una u otra manera la oposición parece seguir avanzando y ganando terreno aun con las propias reglas de juego hechas a la medida del régimen.

Estas fisuras en el bloque oficialista se harán más notorias en los próximos días en la medida que la crisis social y económica se agudice.

Y seguramente tendrán expresiones sorpresivas e inesperadas como la de los militares en la frontera que permitieron el paso de las mujeres a Colombia para comprar comida.

O la de los soldados en las alcabalas que, en contra de las órdenes de sus superiores, siguen dejando pasar la caravana de ayuda humanitaria de Lilian Tintori que recorre todo el país.

Esas fisuras muestran ya las grietas de un poder que se resquebraja desde adentro y está a punto de implosionar.