martes, 6 de diciembre de 2016

No hay diálogo, no hay nada ¿que queda?

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello siguiendo el mejor estilo de Chávez lincharon moralmente al Papa antes de salirse del diálogo.

Es una vieja treta chavista de descalificar y destruir a quienes no están de acuerdo con ellos.

Hoy deberían reunirse gobierno y oposición para continuar con otra sesión del falso diálogo.

Pero como el Papa y el vaticano parecen haberse salido del coro de los demás acompañantes Maduro y Cabello se apresuraron a descalificarlos.

En realidad el Papa se tomo muy en serio todo lo que se habló en las sesiones anteriores.

Por eso instruyó a su secretario privado para emplazar al gobierno a cumplir con lo acordado.

Pero para unos oligarcas pendencieros como Cabello y Maduro eso fue demasiado.

No aguantaron y les dio literalmente un soponcio porque les exigieron cumplir.

Su santidad no puede entender como es que estos chavistas del régimen dicen una cosa y hacen otra.

Si de algo sirvió este intento de dialogar con el gobierno fue para desnudar la esencia oportunista del régimen.

Como están las cosas hoy no habrá ningún  avance y es muy posible que no hayan más sesiones tomando en cuenta que el régimen descalificó al Vaticano como mediador.

Es muy posible que el vaticano decida retirarse discretamente y deje a chavistas y opositores con su muerto

Hoy es 6 de diciembre de 2016.

No hay diálogo.

No hay liberación de presos políticos.

No hay comida ni medicinas.

No hay cambio democrático.

No hay nada.

¿Que nos queda?