miércoles, 7 de diciembre de 2016

El falso diálogo es una burla

El diálogo, tal como sigue planteado, carece de sentido porque no hay voluntad de acordar ni de entenderse.

Posponer la sesión del diálogo para el 13 de enero es la peor burla al pueblo que cometen al mismo tiempo gobierno y oposición con la venia del Vaticano.

El país está sumido en su peor crisis social, política y económica, pero los negociadores sugieren esperar.

Se entiende que el juego está trancado y la situación política es compleja.

Pero mientras la oposición que representa la MUD siga jugando con las mismas estrategias suaves los resultados serán los mismos.

El régimen, está comprobado, es una dictadura que no sabe hablar y solo entiende el lenguaje de la presión popular.

Del 13 de enero llegaremos al 15 de junio y luego al 18 de noviembre de 2017.

El gobierno con su cara fresca.

La MUD mirándose el ombligo.

Y el pueblo pagando las consecuencias.

Con razon se escucha en la calle a la gente indignada decir: “Todos son igualitos.”

No hay liberación de presos políticos.

No hay referéndum.

No hay comida.

No hay medicinas.

Y ahora hay que esperar hasta el 13 de enero.

Así el diálogo sigue siendo falso.

Y ahora peor.

Es una burla.