viernes, 16 de diciembre de 2016

La MUD tiene el tiempo en negativo...

Vivimos tiempos volátiles.

Los eventos se suceden y desencadenan en minutos.

Entre rumores e incertidumbres cada día en Venezuela es equivalente a una eternidad.

La volatilidad del tiempo y la crisis tomó por sorpresa a la MUD, aun empantanada con el gobierno en el diálogo y perdiendo su caudal político cada minuto.

Luce confundida, errática y dividida.

La crisis existencial que atraviesa la MUD es inocultable.

Sus componentes tienen que asumirla y hacer lo que tengan que hacer cuanto antes.

Antes de que la crisis los arrope y la búsqueda de otros referentes de la oposición sea definitiva.

La MUD tiene que revisarse y para esto no le quedan días. Quizás horas.

Lo cierto es que el tiempo lo tienen en negativo y entre una reunión y otra quizás ya sea demasiado tarde.

Tuvieron un año para hacer lo que tenían que hacer.

Ahora quizás menos de una hora.

Así es la política.